Sonsoles Meana
Madrid

Viajando por …
Mapa de África
Viajando por Bioko
Diario de viaje Guinea Ecuatorial

La isla de Bioko antigua Fernando Poo en Guinea Ecuatorial

By on 27 Septiembre, 2016

Sábado, 30 de julio (Malabo)

Se acaba nuestro viaje a Guinea Ecuatorial. Ha sido fantástico.

Hemos quedado con nuestro amigo Bok para recorrer la isla de Bioko. Bioko es la antigua Fernando Poo y la isla de la etnia de los bubis. Guinea Ecuatorial está formada por varias islas y una parte continental. La parte continental hace frontera con Camerún y Gabón. Bioko es la isla más importante. La naturaleza ha sido generosa con Bioko, repleta de cacao y de una vegetación increíble que crece por todas partes. Bioko tiene cerca de 63 plantas endémicas que sólo se dan aquí.

Fascinante isla de Bioko

Fascinante isla de Bioko

Una chica con su bebe en una casa de Bioko

Una chica con su bebe en una casa de Bioko

Como cualquier africano que se precie, Bok se retrasa una hora y media. Viene acompañado de su novia Sonia que debe tener la edad de su hija. Es una mujer callada pero amable. Empezamos a recorrer con su coche la isla. Nos detenemos en cada lugar interesante, poblado, villorrio que nos encontramos en el camino. Los poblados que hay en Bioko son preciosisimos.

Familia en una casa en la isla de Bioko

Familia en una casa en la isla de Bioko

Esta es la Guinea más colonial, la que permanece intacta, ambiente evocador que se respira por todas partes. Las casas de los poblados que hay repartidos por la isla son viejísimas de madera pintada de colores.

Mujer a la puerta de su casa en Bioko

Mujer a la puerta de su casa en Bioko

Las centenarias persianas de madera que evitan el tremendo calor del trópico a la vez que proporcionan corriente de aire son maravillosas. Cada villorrio tiene su iglesia, todas fantásticas, cada una diferente, reflejo de la labor evangelizadora de los colonos que llegaron aquí.

Casa colonial fantástica en Bioko

Casa colonial en Bioko

 

Una iglesia de Bioko

Una iglesia de Bioko

La gente es amable y nos vamos deteniendo para charlar con todo el mundo. Todos los pueblos tienen su secadero de cacao.

Secadero de cacao de Bioko

Secadero de cacao abandonado

Nos detenemos en el lugar donde se encuentra el antiguo secadero de  chocolates Elgorriaga. Lo ha ocupado una familia fan, la etnia que no es autóctona de Bioko y lo han cerrado con placas de chapa. La familia vive dentro del secadero antiguo y ahora se dedican a vender grandes ratas de la selva, manjar muy preciado para comer y enormes cangrejos de tierra que vamos a comprar para que nos los preparen por el camino. Las ratas están expuestas boca abajo para que los conductores las vean,  las compren y se las lleven para apetitosas cenas guineanas.

Ratas para una buena cena guineana

Ratas para vender

Cangrejos de tierra que queremos cocinar

Cangrejos de tierra que queremos cocinar

Seguimos nuestro camino por la isla hacia Luba, una de las pequeñas ciudades que tiene la isla de Bioko. Luba se encuentra a unos 50 kilometros de Malabo. Es bonita y tiene una bahía preciosa. Hay un río que se llama “Tiburon”  que es peligroso porque los tiburones pasan desde el mar, además tiene cocodrilos. Esta bahía es muy peligrosa. Nos cuentan nuestros anfitriones que unas monjas se ahogaron hace poco con un grupo de niños mientras hacían una excursión.

Bahia de Luba

Bahia de Luba

placa conmemorativa

Luba placa conmemorativa

Luba placa conmemorativa

El peligroso río Tiburon

Rio Tiburon en Bioko

Intentamos que nos cocinen los cangrejos de tierra en Luba. Paramos en una especie de cantina donde nos atiende una mujer con tal apatía y desidia que hace imposible pensar que nos vayan a guisar los cangrejos. Nos manda a tomar viento fresco. No nos damos por vencidos porque queremos saborear los cangrejos de tierra cocinados y en nuestro plato.

Luba ciudad preciosa de Bioko

Luba ciudad preciosa de Bioko

En un bonito resort junto al mar hay un grupo de ingenieros e ingenieras chinas que están haciendo obras por todo el país y que nos invitan a tomar algo con ellos. Por fin nos  preparan los cangrejos.

La costa de Bioko

Fantastica isla de Bioko

Ha sido una comida muy interesante. Nuestro anfitrión es muy culto y estar con él, es conocer y absorber la cultura guineana, introducirte en ese país.

Es amable y resulta el mejor de los anfitriones, quiere que conozcamos su país, su isla, sus costumbres, sabe que no somos unos turistas normales, se da cuenta que amamos este continente y que si hemos venido a Guinea es porque queremos conocer TODO. Lo entiende y de su mano es un verdadero placer recorrer la fantástica isla de Bioko.

Bioko belleza entre las bellezas

La isla de Bioko fascinante

Tras disfrutar con los cangrejos de tierra y escuchar las maravillosas historias que nos cuentan nuestros amigos guineanos en Luba, recorremos sus calles, sus casas y además observamos las instalaciones que tienen los americanos concesionarios de la extracción de petróleo primera fuente de ingresos del país.

Instalaciones de los americanos concesionarios del petróleo

Instalaciones de los americanos concesionarios del petróleo

Nuestro próximo destino es Beteté, un fantástico lugar donde desde un alto, una preciosisima iglesia colonial junto a un colegio de misioneros claretianos ahora abandonado descansa en el olvido. El colegio esta cerrado desde que echaron a Macias del poder y desde entonces resiste en silencio su triste deterioro y abandono.

Betete descansa en el olvido

Betete descansa esplendida en el olvido

El lugar es soberbio, un poco fantasmagórico. Todavía en un esfuerzo de imaginación, se pueden escuchar los gritos de los escolares jugando en el patio entre estas aulas y las voces de los padres claretianos llamándolos a clase.

El lugar sobrecoge por su belleza, soledad y decadencia. Vestigio de un pasado colonial que ya sólo es abandono.

El colegio de Betete

Colegio abandonado de Betete

Se hace de noche y ya no tenemos más tiempo para recorrer lo que nos queda de la maravillosa isla de Bioko, no es recomendable andar por carreteras oscuras en África. Lo dejaremos para un próximo viaje.

Una mujer en la isla de Bioko

Una mujer de Bioko

Casa cerca de Luba

Llegamos a Malabo cansados. En el camino, hemos parado en la carretera para ver como venden pequeños antílopes, los despiezan para que la gente se los lleve a casa cocinándoles para una buena cena.

Los vendedores venden antílopes

Antilopes de carretera para una buena cena

Nos despedimos de Malabo en el “Aviador”, local de moda, música en vivo y además su improvisado Karaoke donde todos los expatriados hasta arriba de alcohol hacen sus pinitos durante el fin de semana. Varias negritas arregladisimas merodean para ver si pillan a un blanquito que las pueda liberar de su vida. El día ha sido muy provechoso e interesante. Mañana volvemos a Madrid.

31 de julio, domingo (Malabo-Madrid)

Los días en los que se vuela de noche se suelen desaprovechar porque ya no estás ni en Malabo ni en Madrid. Esto unido a que los domingos son aburridísimos en África hace que los días de viaje se conviertan en eternos. Ya tienes ganas de llegar a casa. Hemos quedado a tomar algo con magnifico anfitrión y amigo que nos ha introducido en este país tan complicado pero tan interesante. Esta ha sido nuestra primera aproximación a este país. Queremos volver  lo antes posible. Nos queda mucho por recorrer y mucho mas por conocer.

Unos chicos en Bioko

Bok nos cuenta las diferencias entre las etnias bubi y fon. Según Bok, el fon que tiene el poder del país, es hosco, antipático y prepotente. Tienen la sartén por el mango y lo saben. El bubi es simpático y campechano. El fon es polígamo aunque católico. La iglesia católica mira para otro lado. El bubi no es polígamo, es católico y solo tiene una mujer aunque luego pueda tener concubinas o amantes pero no se casa con más de una a la vez.

Recorriendo Bioko

Nos habla de los dioses bubis, los ritos, la iniciación de los chicos en la selva donde aprenden con su padre y tios a comer semillas, aprenden a cazar y a defenderse de las fieras. Bok también lo hizo cuando era un crío. Nos cuenta como ponen nombre a los hijos que van llegando. En las cuevas invocan a sus dioses que les revelan el nombre del que está en camino. Sabemos casi todo de los ritos bubis. Nos despedimos hasta la próxima de nuestro fantástico anfitrión. No hubiera sido nuestro viaje igual sino hubiéramos tenido a un hombre tan dispuesto a nuestro lado.

Ya no nos queda más que esperar nuestro vuelo, recoger e irnos al aeropuerto. Nuestro viaje a Guinea Ecuatorial no ha podido ser más interesante.

TAGS
RELATED POSTS
7 Comments
  1. Responder

    NatyRuiz

    29 Septiembre, 2016

    Precioso reportaje querida africanista

  2. Responder

    sonsolesmeana

    29 Septiembre, 2016

    Has leído Sampaka una plantación de cacao?. El escenario del libro y película “Palmeras en la nieve”. Te va a gustar

  3. Responder

    Montse

    20 Abril, 2017

    Hola. Me ha encantado tu blog.
    Yo he nacido en la isla de Fernando Poo, pero mi familia regresó a España siendo yo pequeña, en 1965 . Me encantaría ir a conocer mi tierra natal, pero parece bastante dificil ir turisticamente.
    Me puedes dar algún consejo?
    como podría contactar con vuestro chofer y guia (Creo que Bok) para que nos hiciera de guía?
    o con otra persona que nos recomendaras…
    Creo que se necesita un visado… como lo conseguisteis?
    donde es mejor alojarse?
    Muchas gracias!

    • Responder

      sonsolesmeana

      23 Abril, 2017

      Hola Montse,

      muchas gracias por tu comentario, me hace mucha ilusión y me anima a seguir compartiendo mi experiencia africana. Lo que más me importa es que mi blog sirva para algo. Es muy importante para mi.

      Guinea Ecuatorial es un país complicado para el turismo. No lo tienen fácil los viajeros que se acerquen y adentren en su territorio. Desde que tiene petróleo (1992) es un país muy caro sobre todo para un español medio. Los hoteles con el precio más razonable para nuestra economía rozan los 100 euros.

      Guinea Ecuatorial es un país con un excesivo control de la población y controles militares. Si subes a un avión, te toman las huellas dactilares y te hacen una foto. Al bajar del mismo avión, vuelves a tener el mismo protocolo. Me han fotografiado y tomado las huellas dactilares unas veinte veces como mínimo en siete días. Sin embargo, dejando de lado estos aspectos negativos para un turista o viajero, Guinea Ecuatorial es un país bellisimo. Junto con Gabón y algunas partes de Camerún, la vegetación es exuberante e increíble para los ojos del viajero. Los paisajes son fabulosos, extraordinarias las vistas, las construcciones coloniales son una preciosidad. Es un país que sólo ofrece tesoros escondidos y que merece la pena conocer. Es uno de los países mas hermosos que he visto en mi vida.

      Te aconsejo que vayas sin ninguna duda. Es un país fantástico. Te encuentras a gente muy maja con los viajeros españoles y a algún otro (los menos) que te miran con recelo, recordando la época colonial pero yo me quedo con la buena gente que te encuentras en el camino.

      Es difícil conseguir un visado porque no parece que este país esté interesado en tener turismo. Sin embargo, el visado se consigue si lo pides con tiempo en la embajada de Guinea Ecuatorial y cumples los requisitos que te piden, muchas veces complicados incluyendo un certificado de penales. No es más que papeleo y merece la pena hacerlo porque al final, consigues el visado y este país, te va a cubrir con creces todas tus expectativas.

      Nos hospedamos en Malabo en el hotel Bahia 2 que nos costaba al cambio unos 80 euros y aunque no era muy bonito, estaba limpio y eran muy agradables. Todo lo demás era carísimo.

      Bok no era un guía turístico sino un guineano que vivió en España y que nos hizo de anfitrión. La gente es muy acogedora en Guinea con los españoles. Tienen algo de hermandad que ha permanecido durante años.

      No dejes de ir, de visitar Bioko (Fernando Poo) que es de una belleza insuperable y de poder conocer a esta gente y sobre todo sentir nuestra historia reciente, poder adentrarte en ella y disfrutar del aire español que se respira en este país maravilloso.

      Si te animas a conocer Bioko, te puedo pasar por correo electrónico una agencia turística de un español en Malabo que te va a indicar y facilitar cualquier chofer o guía. También te puedo dar el contacto de la gente que gestiona Sampaka que son españoles y también seguro que te pueden ayudar a buscar un buen guía. Nosotros nos movimos a la aventura de taxi en taxi y por lo general sin ningún problema, la gente es maja. Se habla sobre todo, español.
      No dudes en escribirme a mi correo si decides ir y necesitas más contactos o más información
      un abrazo muy fuerte

      • Responder

        Montse

        3 Mayo, 2017

        Muchísimas gracias Sonsoles por tu respuesta! Hasta hoy no la había visto.
        Me consta que es una isla muy bonita ya que tengo muchos videos y fotografías de los 10 años en que vivieron mis padres allí. Ellos estaban enamorados de la isla!
        Por eso me gustaría tanto viajar a conocerla, pues yo era muy pequeña y no tengo recuerdos.
        Gracias por tu explicación. A ver si me decido y voy para allá.
        Me comentas que te contacte directamente a tu email…pero donde lo encuentro?
        A priori no he sabido verlo.
        un abrazo

  4. Responder

    celana pangsi

    20 Octubre, 2017

    My family members always say that I am killing my time here at web, but I know I am getting
    familiarity daily by reading such good content.

LEAVE A COMMENT