Sonsoles Meana
Madrid

Viajando por …
Mapa de África
Animales Kruger Parques Nacionales

El Parque Nacional del Kruger, una de las maravillas de Sudáfrica

By on 19 Enero, 2017

web de los parques nacionales de Sudáfrica

http://www.sanparks.org/

El Parque Nacional Kruger es uno de los Parques Nacionales de mayor extensión del mundo y sin duda de los más famosos. Es la reserva más importante de Sudáfrica junto con el Parque Transfronterizo de Kgalagadi. Tiene una extensión semejante a cualquier provincia de España y en él viven en libertad casi toda la fauna africana. El Kruger esta situado en el noreste de Sudáfrica, limita con Mozambique y se extiende de norte a sur desde la frontera de Zimbabue hasta casi los limites de Zwazilandia

El Kruger es una de las pocas áreas de conservación de animales que quedan en el mundo. Uno de los últimos refugios del rinoceronte blanco y negro que en la actualidad se encuentran en peligro de extinción. En Sudáfrica viven cerca del 80 por cien de la población mundial de rinocerontes.

Rinocerontes en el Kruger

En el Kruger se han encontrado, además, pruebas de presencia de prehomínidos que se remontan hasta hace 1.500.000 años. Los bosquimanos habitaron este área desde 100.000 a C. El Parque abrió sus puertas al público en 1927. Se proclamó Parque Nacional del Kruger en 1926. Hoy día recibe a más de un millón de visitantes al año.

Es muy fácil llegar al Parque Nacional Kruger y muy sencillo manejarte por él. He visitado en dos ocasiones el Parque. Las dos veces hemos volado con vuelos directos de Iberia Madrid – Johanesburgo y alquilado un coche en el mismo aeropuerto. Esta foto esta hecha durante el primer viaje camino de Nestpruit, la ciudad más cercana a una de las puertas de entrada al Parque Nacional Kruger. Son más o menos cuatro horas fantásticas de un viaje con unos paisajes bellísimos. El primer viaje que hicimos al Kruger fuimos solos de avanzadilla. Nos impresiono tanto que al año siguiente volvimos con nuestros amigos.

Camino del Kruger

Camino del Kruger

La ciudad de Nelspruit se encuentra a las puertas del Parque y tiene aeropuerto. Hay otros dos aeropuertos cercanos a otras entradas del Kruger. Phalaborwa y Hoedspruit.

El parque tiene varias puertas de acceso, repartidas entre sus 350 kilometros de largo con un área de 18.989 kilometros cuadrados. En cada puerta hay una caseta de información donde cobran las tasas para entrar.

Fantástico Kruger

El parque alberga poblaciones de 5000 rinocerontes blancos, 350 rinocerontes negros, 25000 búfalos, 2000 leones, 9000 jirafas, 3000 hipopótamos, 1000 leopardos, 12000 elefantes, 17000 ñues, 4000 jabalíes, 2000 hienas y 170000 impalas. Además tiene  1982 especies diferentes de plantas, 517 especies de aves, 253 residentes en el Parque y 117 migratorias. Los Big Five (los cinco grandes, elefante, leon, búfalo, rinoceronte y cheetah) se encuentran presentes en el Kruger, además 147 especies diferentes de mamíferos. Además el Parque tiene 120 especies de reptiles, cocodrilos, peces y anfibios.

Rinos en el Kruger

El Parque Nacional del Kruger tiene zonas de acceso público y privado la mayor parte son zonas públicas en la que puedes hacer tu propio safari moviendote con tu coche de forma independiente. La primera vez que visité el Kruger me quede muda. En nuestro pequeño y barato coche alquilado entramos por Nespruit. Esta es la primera imagen que tengo del Parque nada más entrar, sólo llevaba un minuto dentro cuando delante de mi coche apareció esto.

Elefantes en el Kruger

No daba credito, cinco minutos en el Parque y una manada de elefantes cruzaba la carretera.

El Parque tiene 21 campamentos, 12 campamentos principales, 4 campamentos satélites, (con menos servicios), 7 refugios privados concesionarios y 11 refugios privados.

Solo conozco la parte pública del Kruger y únicamente me he alojado en los campamentos públicos que tienen muchas opciones  como bungalows, tiendas de campaña, cabañas, etc. Todos son fantásticos. Los precios varian pero no son caros. Para mi, lo ideal es ir recorriendo campamentos y dormir cada noche en uno diferente porque la fauna va cambiando a medida que haces kilómetros siendo los animales muy diferentes.

Las carreteras asfaltadas del Kruger

El Parque tiene unas estrictas normas de seguridad con horarios de apertura y cierre de las puertas. La velocidad se controla dentro del parque que es de 50 km/h en vías asfaltadas y 40 en las de grava.

El Parque Nacional del Kruger

Los campamentos están muy bien equipados. Hay campamentos grandes y otros más pequeños. La mayoría de los campamentos grandes tienen tienda para comprar productos de primera necesidad, restaurante, piscina y gasolinera. Puedes comprar carne, verduras, bebidas y cocinarlas en barbacoas que hay por todas partes pero también puedes acercarte por el restaurante que tienen alguno de los campamentos principales.

Además, están los campamentos más pequeños, increíbles, situados en plena selva con una capacidad mucho menor.

Hipos en el Kruger

Las zonas privadas cuentan con lodges y hoteles de más calidad pero más caros. Lo bueno de las zonas privadas del Kruger es que están autorizados a recorrer el parque, saliéndose de los caminos habituales y permitidos y por lo tanto tienen más posibilidad de ver más animales.

El Kruger se puede visitar todo el año. En invierno (de junio a finales de agosto) la vegetación está seca y el paisaje es más duro pero las posibilidades de ver animales aumentan porque se concentran donde hay agua. En verano (de septiembre a abril) el paisaje es más verde y los animales pueden camuflarse mejor; las grandes manadas caminan con sus crías. Nosotros siempre hemos ido en noviembre.

Avestruces en el Kruger

El equipaje depende de la época. En invierno las temperaturas oscilan entre 8 y 15 grados y se hace necesario algo de abrigo, sobre todo al amanecer o atardecer. En verano, pantalón corto y camiseta, aunque los safaris de madrugada, a las cinco o cinco y media hace un frío que pela.

Nosotros siempre hemos visitado el Kruger por nuestra cuenta, coche alquilado y moviéndonos por las zonas públicas y durmiendo en los campamentos públicos pero también se tiene la opción de coger un buen ranger que conozca bien el parque, los territorios de los felinos y visitar las zonas privadas que obligan a llevar guía.

El Kruger esta lleno de elefantes

Si recorres el parque con tu coche hay que tener prudencia aunque es muy seguro. El coche debe llevar suministro de agua porque hace calor. Si se tiene alguna avería es obligatorio permanecer en el interior del coche sin salir. Esta lleno de animales salvajes. Cuando te mueves entre campamentos hay que calcular el tiempo del anochecer porque no permiten viajar por la noche.

Búfalos en el Kruger

La experiencia de recorrer el parque, cambiar de campamentos, ver caer la tarde con la más increíble puesta de sol es algo irrepetible.

Animales en el Kruger

Es mejor reservar desde España para no llevarte sorpresas. Nosotros cada noche dormiamos en un campamento distinto que nos permitía recorrer de cabo a rabo el parque viendo toda su fauna que va cambiando en función de las zonas donde vayas y de los campamentos.

La opción más barata para hacer safaris es hacerlo en tu propio coche. Lo normal es llegar a Johanesburgo y en el mismo aeropuerto alquilar uno. En cuatro horas o cinco te plantas en las puertas del Kruger. Una vez dentro puedes conducir libremente por las carreteras de asfalto o de tierra. Conduciendo tu propio coche, te van saliendo los animales a tu encuentro. La sorpresa siempre está asegurada.

Recorriendo el Kruger en mi coche alquilado

Pero el Kruger también tiene safaris contratados en 4*4 a la búsqueda de animales que te ofrece el mismo parque y que no son caros. Los safaris se hacen al amanecer (en torno a las cinco de la mañana) al atardecer sobre las cuatro o cinco de la tarde.

Safari en el Kruger

También hay safaris nocturnos para ver la fauna de noche y caminatas por la selva acompañados de los rangers. Estas caminatas con rangers es la única forma de bajar del coche.  Para mi son las mejores aunque son las más peligrosas.

Caminata con los rangers

Caminata con los rangers

A nosotros, lo que más nos gustaba eran las excursiones a pie con los rangers armados de madrugada y a la caída de la tarde.

Hicimos varías en el Kruger. Tienen mucho más riesgo. Los animales son imprevisibles. Los rangers solo acompañan a dos o tres personas porque si aparece un león, un elefante furioso o una situación de alerta es controlable. En una de las caminatas a pie nos salieron dos enormes hienas a dos metros. En otra una manada de búfalos. Los rangers nos dieron la orden de no movernos y pasaron de largo sin mas.

Rangers en el Kruger

Antes de salir de caminata por la selva, te dan una serie de explicaciones sobre lo que hay que hacer ante una situación de riesgo. No moverte, dejar a los rangers actuar, no salir corriendo, no gritar, permanecer quieto.

Búfalo al encuentro en el Kruger

Si te sale un animal al encuentro no mirarles directamente a los ojos sino bajar la mirada hacia el suelo, etc.

Fantástico Kruger y su fauna

Los safaris tienen una duración entre dos horas y media y tres. Los rangers son conocedores de la naturaleza y del comportamiento animal. Ir con ellos es fantástico porque te explican la maravillosa vida de la naturaleza. Es gente muy preparada y te van mostrando las huellas y las características del terreno, la vida de los insectos, las aves, te cuentan maravillosas y fascinantes historias de la sabana.

Hipo en el Kruger a la tarde

El Kruger es un lugar único donde no pasa ni un segundo sin que algo te asombre. El Parque tiene aparte de los campamentos, alguna zona de descanso valladas y protegidas donde se permite bajar del coche. En estas zonas de descanso puedes tomarte un café o hacer una parada. Tienes que tener cuidado porque siempre hay algún mono espiando para pillarte desprevenido y dejarte sin desayuno.

Áreas de descanso en el Kruger

Estas zonas tienen alguna mesa con bancos para sentarte un rato y sobre todo baños para hacer una parada en el camino, el Kruger tiene una enorme extensión.

Un bufalo solitario en el Kruger

Un búfalo solitario durante una caminata en el Kruger

Vista desde uno de los campamentos

La gente vuelve de los safaris y cuenta sus experiencias.

La vida en los campamentos es fantástica. Nos levantabamos en plena noche, antes del amanecer, para salir a recorrer la selva con los rangers. A las diez de la mañana, el sol ya aprieta y la vida de los animales se va apagando. Es cuando se quedan quietos bajo las sombras de enormes árboles africanos y es complicado verlos con actividad.

A las nueve o nueve y media de la mañana acaban los safaris y se vuelve al campamento. Es la hora de un fantástico desayuno.

Un rinoceronte cruzando delante de mi coche

Hacia las once en el Kruger hace calor. Los campamentos principales tienen fantásticas piscinas donde quitarte el implacable sol africano. Hacia la una de la tarde es la hora del campamento, los animales descansan en las sombras de los árboles, no se mueven y es difícil verlos. Es en este momento cuando la vida de campamento se llena de movimiento, leer, escribir.  Hacer alguna compra para preparar la comida. En estos campamentos suele haber tienda con las cosas básicas. Es el momento del trasiego, de la actividad dentro del campamento, Se revisan y comprueban los coches, se inspeccionan las ruedas, se llenan los depósitos de gasolina.

Una cabaña donde dormir en el Kruger

El campamento está lleno. Los coches ya están preparados para salir de safari al caer la tarde. Es un pequeño universo, un mini cosmos que no se puede comparar a nada. Es el momento del descanso y sosiego en los campamento.

Campamentos del KrugerEs la hora de hacer vida de campamento, una cerveza, o un buen vino sudafricano esperando la comida. Es el tiempo para relajarse y saborear la belleza que nos rodea.

Observando la sabana en el Kruger al atardecer

Observando la sabana en el Kruger al atardecer

El sol comienza a caer hacia las cuatro de la tarde. Es el momento de salir a la selva porque la vida animal comienza su ciclo de nuevo. Estos parques están preparados para ir con tu coche recorriendo sus pistas tranquilamente y sin riesgo si no cometes ninguna imprudencia.

en el techo de uno de los campamentos

A las cuatro de la tarde, el sol empieza a descender y las sombras se extienden por la sabana africana. Se acerca la hora del safari de la tarde. Un delicioso café antes de partir, siempre con la ropa adecuada. A las cuatro y media ya es la hora del safari con la mejor de las puestas de sol que uno pueda imaginar. Los animales vuelven a estar activos y los animales nocturnos se preparan para la caza. Una ruta de safari con los ranger es la mejor opción.

Dos elefantes me salen al encuentro

Una de las cosas curiosas de este parque son los paneles donde puedes seguir el avistamiento de animales. En cada campamento hay uno. Lo primero que haces cuando te levantas o después de desayunar es acercarte para ver donde se han visto hoy leones, búfalos, hienas, etc. La gente va poniendo chinchetas de colores con los animales y el lugar exacto donde los han visto.

Alistamiento de animales en el Kruger

A medida que la tarde cae, las sorpresas te asaltan en el camino. Un elefante se planta delante de nuestro coche y sigue su senda. Un rinoceronte que se acerca con paso cansino. Todo es fantástico. Los coches de safari empiezan a recorrer los caminos. La tarde cae y la luz se torna anaranjada. Esta prohibido llegar tarde al campamento y son muy estrictos con la llegada. Hay que llegar a la puerta del campamento antes de que el sol se esconda. No se permite recorrer el parque al anochecer por el riesgo que puede suponer.

Un elefante enfadado en el Kruger

La vida en los campamentos es diferente a todo. Es una vida dedicada únicamente al avistamiento de animales y todo gira en torno a esto. Los gestos, conversaciones, salidas, llegadas, preparativos, anécdotas, todo es en función de ver animales.

A las seis se pone el sol y muchos campamentos cierran sus puertas. Está prohibido circular por el Kruger cuando la noche comienza. Ahora es la hora de disfrutar del mas maravilloso atardecer del planeta.

En los safaris o rutas por la noche se utiliza una luz potente para ver a los animales. Los ojos de estos reflejan la luz y el guía se concentra para encontrar animales nocturnos como el leopardo o el león.

Sobre las siete y media es la hora de la cena. Es el momento de una buena ducha y arreglarse para cenar.

Hiena en el Kruger

A las ocho es la hora de la cena. uno de los mejores momentos del día

En el Kruger hay cientos de anécdotas que contar. Una tarde salimos de ruta por el Parque Nacional del Kruger con nuestro pequeño coche alquilado. De repente, nos encontramos un enorme rinoceronte en mitad de nuestro camino, de vuelta al campamento. Conducía yo. En un segundo, fuí consciente con horror de nuestro ridículo coche. Mi terror fue creciendo al comprobar que no le llegaba ni a la cintura al rino. El pánico se apoderó de mi. Nos pusimos muy nerviosos porque se hacía de noche y nos daba pavor pasar por delante del enorme bicho. Nos cambiamos para conducir y a doscientos por hora pasamos por delante de las narices de la bestia que seguramente ni había reparado en nosotros. Al llegar al campamento, nos echaron una tremenda bronca porque no se puede andar al anochecer por estos parques.

Inagotable Kruger

Es fantástico desde tu coche poder ir viendo toda la vida animal y salvaje.

¿cuantos dias en el Kruger?

Hay quien dice que tres noches es suficiente en el Kruger. Yo opino que cinco días es el mínimo porque es imprescindible recorrer los campamentos y ver como cambia la fauna. En tres días solo te da tiempo a conocer una parte del Kruger y por lo tanto solo parte de su vida animal. Cuantos más safaris se hagan, más posibilidades de ver a los Big Five (león, leopardo, rinoceronte, búfalo y elefante). Para mi, tres días en su interior es muy poco tiempo.

La maravilla de los árboles del Kruger

El primer y casi único objetivo de recorrer el Kruger es poder ver a los Big Five (los cinco grandes). En el Kruger están todos aunque son más fáciles de ver unos que otros. Nosotros vimos los Big Five pero no en la cantidad y con la facilidad con que los disfrutamos en el Parque Transfronterizo de Kgalagadi donde nos pusimos hasta las botas de ver leones y leones.

TAGS
RELATED POSTS
3 Comments
  1. Responder

    NANCY

    2 Febrero, 2017

    Geniaaaaaaaaaa, gracias por tu descripción , excelente!!! Yo estoy yendo sola desde Buenos Aires, en octubre, mediados, y bueno, obviamente tengo mil dudas, pero leyéndote me anima un poco mas a no permanecer en un solo campamento e ir cambiando

    • Responder

      sonsolesmeana

      2 Febrero, 2017

      No tengas ninguna duda en visitar el Kruger porque es una autentica maravilla pero recorriendo cada campamento y durmiendo cada noche en uno diferente porque la fauna es distinta. Todos los campamentos son magníficos. Si te gusta el viaje, te recomiendo que visites en otra ocasión otro de los grandes parques de Sudáfrica, El Parque Transfronterizo del Kgalagadi. A mi todavía me impresionó mas que el Kruger, nunca me pude imaginar que veríamos tantos leones juntos, ya me dirás como te fue el viajes. un abrazo

  2. Responder

    Manuel

    6 Marzo, 2017

    Muy buenas Sonsoles!
    Muchisimas gracias por toda la informacion tan valiosa que nos has dado! gracias a tus consejos y ayuda hemos planeado el viaje a Sudafrica para el mes de Octubre,
    Despues de que nos hablases tan bien del Kruger y del Kalahari nos hemos decidido por el kruger.
    Vamos a reservar los campamentos dentro de poco en la pagina que nos recomendastes!

    Nos acordaremos de ti, cuando vivamos las aventuras que con tanta ilusion has escrito en tus posts!
    Un abrazo!!
    Manuel&Nadja

LEAVE A COMMENT