Sonsoles Meana
Madrid

Viajando por …
Mapa de África
Buho en el Kalahari
Animales kalahari Parques Nacionales Sudáfrica

EL DESIERTO DEL KALAHARI

By on 9 Mayo, 2016

El leon de melena negra del Kalahari

Viajar por el Desierto del Kalahari es una experiencia única. El Kalahari es una zona de paisajes cambiantes que se extiende por tres países, Botsuana, Sudafrica y Namibia. Tiene una extensión de 900.000 kilómetros cuadrados. El Parque Transfronterizo de Kgalagadi es la parte que ocupa de Sudafrica y Botsuana y tiene una fauna y vida animal increíbles.  En Namibia, el Kalahari se extiende por el sur y el este.

Hemos visitado el Parque Transfronterizo del Kgalagadi por la parte sudafricana en dos ocasiones y puedo decir que es uno de los lugares que más me han impresionado del continente africano. Nunca en mi vida he sentido una emoción que fuera tan incomparable a nada.

León en el Kalahari

Es una de las pocas áreas de conservación de animales que quedan en el mundo. El Parque Transfronterizo Kgalagadi permite que las páginas de los libros de la vida animal cobren vida. los spingbooks galopando y los depredadores detrás de sus presas es un espectáculo asegurado. Entras en el Kalahari y vas recorriendo toda su extensión de campamento en campamento en tu propio coche.

jirafas con chacal en el Kalahari

Los campamentos están muy bien equipados. Una de las principales entradas al parque y el campamento más grande es Twee Rivieren que tiene tienda para comprar productos de primera necesidad y gasolinera. Los campamentos de Mata Mata y Nossob también son grandes. Luego están los campamentos más pequeños, increíbles, situados en plena selva con una capacidad de cinco a diez tiendas totalmente equipadas. Están situados en lo más profundo de la selva donde puedes perfectamente observar a los animales desde el interior de tu tienda. La sensación es incomparable a nada, porque significa dormir en la recóndita jungla pero con toda la comodidad del mundo.

Campamento Tente camp en el Kakahari

Campamento del Kalahar

Puedes recorrer el parque con tu coche con relativa facilidad y mucha prudencia. El coche debe llevar suministro de agua porque hace calor. Si se tiene alguna avería es obligatorio permanecer en el interior del coche sin salir. Esta lleno de animales salvajes. Cuando te mueves entre campamentos hay que calcular el tiempo del anochecer porque no permiten viajar por la noche.

avestruz con sus crias en el Kalahari

En los campamentos me llamó la atención avisos del tipo, “siempre use zapatos en la noche para evitar las picaduras de escorpiones y cierre las tiendas, hay muchas serpientes”

buho en el Kalahari

acaba de nacer un bebe en el Kalahari

El invierno en el Kalahari es una temporada fría y seca de septiembre a octubre y luego tiene una estación cálida de noviembre a abril. Nosotros siempre hemos ido en noviembre y las temperaturas durante el día eran muy elevadas, subiendo el termómetro  hasta 40º , sin embargo, por la noche hay un descenso enorme como es propio del desierto.

Amanecer en el Kalahari

Leona en el Kalarari

La primera vez que fuimos al Desierto del Kalahari, cogimos un vuelo directo Madrid-Johanesburgo. En el aeropuerto alquilamos un coche pequeño y nada apropiado para un desierto. Llegamos a Upington que es la ciudad más cercana por la parte sudafricana.

leon al amanecer en el Kalahari

Otro león al amanecer en el Kalahari

Recorrimos su extensión con nuestro pequeño coche alquilado pero se convirtió en una de las experiencias más fantásticas que nos ha ofrecido este continente. Nunca habíamos visto tantos leones juntos.

Ñu en el Kalahari

Dos años después, volvimos al Desierto del Kalahari otra vez por Sudáfrica. Esta vez nos acompañaban nuestros amigos, cambiamos de vuelo, ahora era Madrid-Cape Town, vía Londres. Alquilamos un coche de mejor calidad y tamaño que dos años antes en el mismo aeropuerto y llegamos de nuevo a Upington, la ciudad más cercana al parque y donde cargar las provisiones.

León del Kalahari

Llenamos el coche de productos no perecederos, vinos, leche en polvo, cafe, agua, etc. Desde España ya llevábamos los campamentos reservados porque este parque no tiene mucha capacidad. En algunos campamentos no hay más que cinco o seis tiendas y a veces están ya reservadas desde meses antes, sobre todo los campamentos más bonitos.

Gran león del Kalahari

Aunque los tres campamentos más grandes suelen tener una tienda donde poder comprar las cosas más básicas es más práctico y barato cargar el coche en uno de los grandes supermercados de Upington.

También es imprescindible llenar el depósito del coche de gasoil hasta arriba. Desde Upington hasta el desierto hay 250 kilómetros en los que no hay ni una gasolinera ni una casa ni rastro de vida. El no ir preparado puede pagarse muy caro si no lo sabes.

La primera vez que fuimos al Kalahari, llegamos como pardillos y con una angustia infinita porque no nos llegaba el deposito de gasoil hasta la entrada del parque, no veíamos ninguna gasolinera, literalmente llegamos por los pelos. No tenía gracia quedarte sin combustible en mitad de la nada. La segunda vez, ya fuimos de listillos con el depósito lleno hasta arriba.

La experiencia de recorrer el parque, cambiar de campamentos, ver caer la tarde con la más increíble puesta de sol, con chacales aullando y merodeando nuestra tienda mientras nos preparábamos la cena en unas brasas al fuego fue algo irrepetible.

Chacales en el Kalahari

Luego la noche interrumpida por los gritos de las hienas que no paraban de reír y de gritar mientras pasaban a nuestro lado fue una de las emociones más maravillosas que he tenido. También reconozco que sentía mucho miedo cuando oía rugir en la noche a los leones que también merodeaban por los campamentos. Una sensación única.

Hiena en el Kalahari

Recuerdo que el primer año, nada más llegar y en uno de los campamentos más bonitos y sugerentes, el Kalahari Tented Camp formado por unas diez tiendas de campaña, de tela y color ocre, preciosas, situadas en una pequeña elevación que te protege de los animales, no se nos ocurrió otra idea que a la caída de la tarde bajar a hacernos unas fotos.

Dando un paseo entre las tiendas en el Kalahari

Este campamento esta totalmente abierto a la selva sin ningún cercado, ni vallado, totalmente en plena selva, Tiene un  ranger que vigila durante el día, las tiendas. Vino como loco a echarnos una bronca avisándonos de lo peligroso que podía ser bajar de la tienda por la presencia de los animales salvajes. Aguantamos la bronca, agachamos las orejas y no volvimos a bajar de la tienda ni salir salvo montados en nuestro coche.

Leones del Kalahari

Dos años después, en el mismo campamento con nuestros amigos, volvimos a cometer otra imprudencia. Ocupábamos dos tiendas pero separadas en distintos lugares del campamento. La cena la organizábamos en su tienda. Mientras cocinábamos unas carnes en las brasas, escuchábamos atónitos y perplejos a los chacales aullar, atraídos por el olor de las brasas, rondaban y acechaban la tienda. Podíamos ver a los chacales pero con toda seguridad, otros animales que en las sombras de la noche no podíamos adivinar, nos vigilaban también. Al acabar la cena, nos fuimos andando unos veinte metros a nuestra tienda y no en coche como marca el protocolo de seguridad del parque. Otra imprudencia más que en el Kalahari, te puede costar la vida.

leonas rugiendo en el Kalahari

Chacal en el Kalahari

kalahari y los animales

Un árbol en el Kalahari

León del Kalahari

El león del Kalahari

Es mejor reservar desde España para no llevarte sorpresas. Cada noche se duerme en un campamento diferente que te permite recorrer de cabo a rabo el desierto y poder ver toda su fauna que va cambiando en función de las zonas donde vayas y de los campamentos.

Grupo de ñus en el Kalahari

hiena en el Kalahari 2

Reconozco que si eres prudente te puedes mover con seguridad sin que te ocurra nada pero no deja de ser una aventura introducirte en los caminos del Kalahari con un coche pequeño, bajo y barato. En el Kalahari hay gran cantidad de leones que te salen al encuentro. Lo mejor llevar un coche alto y seguro. La sensación de tener enfrente a un león de melena oscura del tamaño de tu coche,  juro que no es una sensación nada agradable.

Tienda de campaña por dentro en el Kalahari

En el primer viaje que hicimos al Parque Transfronterizo del Desierto del Kalahari al amanecer, íbamos en el coche de juguete que habíamos alquilado en el aeropuerto. Nos encontramos de frente a dos leonas con sus pequeños cachorros, a unos treinta metros. Una de ellas, le hizo un gesto a la otra para que saliese del camino con las crias. La leona se dirigió hacia nosotros con cara de pocos amigos. De pronto fui consciente de que la leona era más grande que nuestro coche y que de un zarpazo, lo partía en dos. Tuve tantísimo miedo que solo pude sacar un par de  fotos movidas del momento. Conducía Xaquín. Echo la marcha atrás, despacio muy despacio. La leona que vio como reculábamos, se dio media vuelta y siguió su camino con su compañera y los cachorros. El susto fue de los gordos. Nunca hemos vuelto a alquilar el coche más barato del mercado para visitar un Parque Nacional africano con animales.

Leona que nos sale al encuentro

Leona al encuentro Kalahari

En el segundo viaje con nuestros amigos al Kalahari tampoco aprendimos la lección y aunque alquilamos en el aeropuerto un coche mucho más grande, más alto, mas compacto, no pensamos que fuera imprescindible un 4*4. Al intentar acceder a alguno de los campamentos más bonitos y aislados, el coche nos patinaba y fue imposible poder llegar hasta ellos. Aún así, nos pudimos mover por casi todo el parque pero si quieres desplazarte hasta los sitios más recónditos, debes llevar un coche apropiado.

Indicaciones para moverte

En el Kalahari

El Parque te ofrece excursiones con rangers armados que se hacen a pie de madrugada y a la caída de la tarde. Suelen ir dos rangers que sólo permiten acompañar a dos o cuatro personas, no más por el riesgo que supone andar por una selva llena de animales salvajes. También hay recorridos en coches de safári pero sin duda, lo más emocionante es recorrer la selva en tu  propio coche, Nunca sabes que te vas a encontrar y siempre te encuentras algo.

Ranger del Kalahar

zona de descanso con chacal merodeando

El Kalahari es un lugar único donde no pasa ni un segundo sin que algo te asombre. El Parque tiene aparte de los campamentos, alguna zona de descanso que no esta ni vallada ni protegida pero donde se permite bajar del coche. En estas zonas de descanso, lo más probable es que los chacales se acerquen a ti en busca de comida. Son zonas en las que hay que tener especial atención porque no están protegidas y son muy peligrosas.

Tres hienas nos salen al encuentro

Tienen alguna mesa con bancos para sentarte un rato y sobre todo baños para hacer una parada en el camino ya que el Kalahari tiene una enorme extensión. En el primer viaje que hicimos al Parque, paramos en una de estas zonas el coche para hacer un descanso, bajamos a estirar las piernas y de pronto veo que tres animales enormes vienen desde lejos corriendo hasta nosotros que de un salto nos metimos en el coche muertos de miedo. Eran estas tres hienas que pasaron tan panchas por nuestro lado y siguieron su camino.

Tortuga en el Kalahari

En el segundo viaje con nuestros amigos todavía fue peor. Nos bajamos del coche en otra zona de descanso sin vallas ni protección, en plena selva, a tomar un bocadillo y una cerveza. Xaquín se sentó en uno de los bancos. Mis amigos y yo, de pie, situados enfrente charlando pero sin bajar la guardia. De repente, nuestra amiga se dio cuenta de que una serpiente de color amarillo se acercaba despacio a Xaquín. Si nuestra amiga gritaba, podía poner nerviosa a la serpiente y mucho más a Xaquín. Nunca podré olvidar el control y dominio que tuvo de la situación porque el resto no nos habíamos ni percatado. Ella con una voz muy tranquila se dirigio a Xaquín pidiéndole que se acercase a ella con algún pretexto. Xaquín tranquilamente se levanto, sin haber visto siquiera a la serpiente y nos fuimos de allí, horrorizados. Después pudimos saber que era una de las más venenosas y letales de África.

Leones en el Kalahari

No hay palabras para describir los atardeceres del Kalahari porque nunca he visto nada igual. Son incomparables. Los he buscado en muchos lugares pero nunca los he vuelto a encontrar.

Atardecer en el Kalahari

Hablar del Kalahari es empezar a contar historias y no parar. Salir de ruta con tu coche por sus senderos de tierra roja es llevar el corazón encogido, lleno de tensión, sobresalto y emoción. No pasa un sólo minuto sin que tengas una sorpresa nueva. Nunca he visto nada que me haya impresionado más, ni donde haya encontrado la máxima felicidad. El lugar a donde siempre volveré, al increíble y mágico Desierto del Kalahari.

TAGS
RELATED POSTS
1 Comment
  1. Responder

    Naty

    11 Mayo, 2016

    Fantásticos viajes, se me ponen los colmillos de hiena solo de pensar los increíblemente maravilloss que han sido tus viajes por El Kalahari

LEAVE A COMMENT