Sonsoles Meana
Madrid

Suscríbete a mi Blog!
Viajando por …
Mapa de África
Un sacerdote ortodoxo en LaLibela
Diario de viaje Etiopía

Apurando las últimas horas en Addis Abeba, tercera etapa de un viaje de ocho días por Etiopía

By on 17 agosto, 2018

Tercera etapa de un viaje a Etiopía de ocho días

Addis Abeba, 13 de enero

Se acaba nuestro viaje de ocho días en Etiopía, corto, intenso, evocador y muy interesante, descubriendo una parte pequeña de este país único. No esperaba mucho de Etiopía porque creía que conocía casi todo de este continente y me he dado cuenta de que no tiene que ver con ningún otro país africano. Un taxista me cuenta que los etíopes cuando se les pregunta por África, dicen: “yo no soy africano, YO SOY ETIOPE”

Dos mujeres etíopes

Volvemos de LaLibela, una preciosa ciudad donde hemos estado un par de días disfrutando de sus iglesias excavadas en la roca. Nuestro avión llega pronto de vuelta a la capital, Addis Abeba. En el aeropuerto como un clavo esperándonos se encuentra Buedi como habíamos quedado. Va a volver a ser nuestro chofer en Addis el tiempo que tenemos antes de volver a Madrid. Queremos subir al monte Entoto para ver la ciudad desde la montaña. Es un chico muy serio y encantador.

Guedi, un chico excepcional

Addis Abeba es una ciudad nueva aunque sea la capital de un país legendario y de una civilización milenaria. La fundación de la ciudad como cabeza del imperio data de 1887 con el emperador Menelik II pero sobre todo su fundación se debe a su mujer, la emperatriz Taitu que se enamoró del fantástico valle donde se construyó la ciudad. El lugar se llamaba Addis Abeba (nueva flor).

La ciudad se levanta a los pies de las colinas del emblemático monte Entoto a más de 3000 metros de altitud que dan abrigo al valle sobre el que se extiende la capital, Addis Abeba. Una retorcida carretera serpentea entre bosques de eucaliptos. Addis desde aquí, se presenta como una ciudad grande y desordenada.

Addis desde el Monte Entoto

Las vistas desde el monte Entoto son muy bellas. Hay varías iglesias repartidas por el monte.

Una iglesia ortodoxa en el Monte Entoto

Visitamos las iglesias observando atónitos una procesión de mujeres que vienen de recoger leña. Cientos de pequeñas niñas, viejas arrrugadisimas por el trabajo, bajan de los bosques de eucalipto cargadas de leña. El espectáculo es fantástico. Algunas apenas pueden contener tanto peso a sus espaldas.

Así vive la gente en Addis Abeba

Nos quedan horas en Addis

Esta noche volvemos a casa con todo el dolor de mi corazón pero con la certeza de que muy pronto estaremos aquí de nuevo. Este país nos ha echado un lazo y nos suplica que le conozcamos con más profundidad. Nos dice claramente que tiene muchos tesoros escondidos y muchos secretos que contarnos.

Una mujer en la calle

La historia de Etiopía es fantástica. Aunque solo fuera por su increíble crónica histórica, este país ya merecería la pena. Desde la personalidad entre legendaria, estrambótica y estrafalaria de Haile Selassie, el emperador Ras Tafari. La resistencia de Etiopía a la invasión italiana. Las increíbles intrigas palaciegas recogidas muchas de ellas en el libro  “El Emperador” de Kapucinsky. La llegada del terror rojo con los marxistas y las hambrunas cíclicas con cientos de miles de muertos marcan las crónicas de un país único.

Un hombre atiende a una celebración

Etiopía es uno de los Estados más antiguos de África y del mundo. Es el ÚNICO país africano que nunca fue colonizado por los europeos salvo una corta etapa de ocupación italiana.

Uno de los hitos más importante de su historia se remonta a 3,2 millones de años a C cuando muere Lucy.

Lucy, la mujer más antigua del mundo

Donald Johanson en 1974 descubre el fósil humano más antiguo hasta ese momento, en la región de Awash en Etiopía. Lucy era una hembra australopithecus que ahora se encuentra en el Museo Nacional de Addis Abeba. El descubrimiento de Lucy cambió para siempre la concepción de los orígenes de la humanidad.

Una mujer rezando en una celebración

Etiopía es un país lleno de leyendas.

La tradición etiope cuenta que el Arca de la Alianza, el cofre que contenía las tablas de los Diez Mandamientos que Dios entregó a Moises en el Monte Sinaí, desapareció de Jerusalén. Dicen los etíopes que ahora se encuentra en la ciudad etíope de Aksum.

Una celebración ortodoxa en Etiopia

También cuenta la tradición que cuando el rey Salomón vio por primera vez a la Reina de Saba, soberana de Aksum quedó enamorado y embrujado por su belleza. Según la creencia etíope todos sus emperadores son descendientes directos de Menelik I, el hijo que concibieron Salomón y la Reina de Saba hace 3000 años.

Hace 1137, la dinastia Zagüe crea las increíbles iglesias rupestres de LaLibela.

Una de las fabulosas iglesias de Lalibela

Una profecía bíblica anunciaba que los reyes vendrían de África y para los jamaicanos esa profecía se hizo realidad con la coronación de Haile Selassie en 1930. El emperador no solo se convirtió en rey de reyes de millones de etíopes sino también en el dios de una nueva religión, el rastafarismo.

Haile Selassie

Me cuenta un taxista que Haile Selassie, Ras Tafari se convirtió en el rey de los rastas desde que en un viaje oficial a Jamaica empezó a llover después de muchos años de sequía.

Un hombre etiope durante una reunión

En 1935 Italia declara la guerra a Etiopía. En 1936, Haile Selassie huye del país refugiándose en el Reino Unido que le da amparo. Se produce un expolio cultural por parte de los italianos. Etiopía se libera pronto de las garras de Mussolini ayudada por el Imperio Británico.

En 1972 se produce una terrible hambruna muriendo unas 200.000 personas. El emperador Haile Selassie niega esta hambruna aumentando el descontento entre la población. Los estudiantes de la universidad de Addis Abeba comienzan a protestar.

La hambruna de los años 70 fue la causante del imparable declive del emperador Haile Selassie. Negando que hubiera hambruna a pesar de los espeluznantes reportajes de la BBC mostrando imágenes aterradoras de cientos de zombis desnutridos que fueron difundidas en todo el mundo.

En 1974, Haile Selassie es depuesto como emperador. Se declara un Estado Socialista. Haile Selassie muere en prisión. La causa de su muerte es desconocida aunque se dice que fue asfixiado con una almohada por el coronel Mengistu, líder del Dergue amparado por la Union Soviética y Cuba.

El Dergue inicia una violenta y terrible represión conocida como el terror rojo acabando con la vida de cientos de miles de estudiantes y civiles.

En 1984, otra hambruna se cobra un millón de muertos.

El Dergue es derrotado y Mengistu huye a Zimbabue donde es acogido por su amigo Robert Mugabe. HOY DIA TODAVIA sigue amparado por este país. Mengistu es el responsable del genocidio de un millón de personas.

En 1992 aparecen los restos de Haile Selassie enterrados bajo los lavabos del palacio real. Recibe sepultura en la catedral de la Santísima Trinidad.

La Catedral de Addis Abeba de la Santísima Trinidad

 

En las pocas horas que nos quedan quiero acercarme a ver el antiguo palacio donde vivió Haile Selassie I, Ras Tafari. Es el Palacio de Guenete Leul significa “paraíso de los príncipes” y fue la residencia de Haile Selassie hasta que lo donó para convertirlo en la Universidad de Addis Abeba.

Todavía se pueden recorrer los salones del último emperador etíope que tuvo a su pueblo en un régimen semifeudal. Se conservan todos los detalles de la opulencia con la que vivían los emperadores. Sus habitaciones privadas, sus imperiales tronos, su baños, zona de aseos, hasta un espejo con la bala de un fallido golpe de estado en el dormitorio del emperador, las ropas, los aposentos de la emperatriz, etc.

Solo por una historia tan increíble este país te atrapa. Una cultura tan rica, tan milenaria.

Hoy día, Addis Abeba es la capital de uno de los países mas pobres del mundo aunque la esperanza de vida de los etíopes ha pasado de 43 a 55 años.

Gente esperando en una parada de bus Addis

Recorro la Universidad, el ambiente es bullicioso lleno de estudiantes y de profesores.

Vamos a visitar la Catedral de San Jorge en Addis Abeba donde coronaron en 1930 a Haile Selassie y a su mujer. En este país cuando menos te lo esperas siempre ocurre algo. Tras visitar un pequeño museo anexo a San Jorge que custodia reliquias, objetos y ropajes de los emperadores en el día de su coronación nos dicen que no podemos visitar  la cátedral.

Catedral de San Jorge en Addis Abeba

Ha muerto un importantísimo sacerdote ortodoxo y van a celebrarse aquí sus honras fúnebres. Todavía estamos atontados buscando un plan B cuando de un coche mortuorio sacan un cadáver engalanado con todo lujo de detalles entre cientos de hombres y mujeres vestidos de blanco. Todos lloran a grito pelado agitando los brazos y lanzando alaridos. El espectáculo es inaudito.

Me avisan que no haga fotos. Me quedo atónita observando cada gesto de la gente. La concurrencia se abraza y solloza lanzando ensordecedores gritos y gemidos. Un grupo de sacerdotes elegidos danza y baila alrededor del fiambre. Esto es una auténtica pasada. En este país, segundo más poblado de África, cada minuto te regala alguna sorpresa.

Mujeres durante una celebración religiosa

Ayer tarde en LaLibela, también fuimos testigos de otro entierro con plañideras incluidas. Una marea blanca de hombres y mujeres acompañaban al cadáver para ser enterrado.

La gente se dirige a un entierro

Que país más fantástico. Cenamos en un restaurante indio y nos vamos al aeropuerto con la sensación de en ocho días haber hecho el viaje perfecto.

Ya sabemos como es este país e intuimos que nos va a ofrecer inagotables sorpresas. Un país único y muy distinto al resto de países africanos.

 

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT